Castillo de Trujillo

prev next

El castillo se Trujillo fue construido por los árabes en la segunda mitad del siglo IX, en la zona más elevada del cerro rocoso denominado “Cabezo de Zorro”. Desde sus murallas se domina toda la llanura de la tierra trujillana. Es un recinto hermético, rodeado por la cerca de murallas en un perímetro de 900 metros y el hecho de estar situado en lo más elevado de un terreno escarpado, lo hace inaccesible al ataque. Es un castillo hermético sin ventanas y con escasas saeteras.

Está en relación íntima con la Alcazaba (conocida como Conventual) de Mérida, la fortificación islámica más antigua fechada en España (835 d. C.).

El castillo fue construido con aparejo de sillares reaprovechados de construcciones romanas, alternando en sus muros y en sus veinte torres la mampostería. Esta reutilización de sillares romanos es fundamental para establecer la cimentación a cota militar, dispuestos en hiladas calzadas de trozos de ladrillos y de lajas fragmentadas de pizarra. Modo de construcción típico en otras alcazabas de la misma época en Mérida, Gormaz y Agreda en España; y el de Qasr Harani en Palestina.

El castillo consta de dos partes: el Patio de Armas y la Albacara. La planta del castillo se nos ofrece así con dos grandes recintos geométricos adyacentes. Uno es el Patio de Armas, que se inscribe en un cuadrángulo levemente irregular de 52 m. S x 56,80 E. x 56 N. x 56,20 W., y el otro, conocido como Albacara, forma en planta un hexágono de 92 x 90,40 m. El acceso al primer recinto se realiza por una puerta que se abre en arco de herradura al mediodía, defendida por dos torres albarranas, esta puerta fue reformada en el siglo XVI, cuando el Concejo ordenó el 21 de abril de 1531 que entre las torres de la fortaleza se construyera una bóveda para colocar una imagen de granito que representara la Virgen de la Victoria. En el año 1952 el arquitecto restaurador D. José González Valcárcel, hizo un suplemento hacia el N. con el fin de levantar un cuerpo de edificación para construir un camarín a la Virgen. Por tanto, el lado N. de la puerta que actualmente se ve es falso y reciente, debiendo aceptarse sólo como auténtico el existente en el exterior, descubierto al retirar el antiguo camarín de la Virgen que se encontraba entre los dos cubos y detrás de la barbacana cristiana, destruida también al abrirse de nuevo la puerta.

Con respecto a esta debemos hacer notar que en lo referente a su disposición los paralelos orientales son claros, como ocurre en Qasr Haraneh, Qasr al – Tuba Hirbat al mafyar y Qasr al – Hayr Al-Garbi paralelos que no se reducen a la puerta sino que atañen también al esquema de la planta de este primer recinto y otros aspectos.

En el rincón N.E. del Patio de Armas se encuentran dos aljibes, sobreelevados respecto al suelo actual. Uno de ellos tiene planta regular y es geminado, con las claraboyas superiores como único modo de acceso. Está cubierto por bóveda de medio cañón, comunicándose de un lado al otro por dos arcos de medio punto apoyados en una columna. La longitud es de 9 m. y la anchura de cada nave es de 2,40 y 2,20m. La obra es de ladrillo y piedra. Las claraboyas carecen de derrame interior o exterior. El otro aljibe es de planta irregular, aprovechando el espacio que hay entre el exterior del aljibe citado y los muros N. y W. del interior del recinto principal. Tiene escalera de acceso desde el exterior, que da a un andén. Está dividido en ocho cámaras distribuidas en forma de «L», siendo las dos últimas de planta cuadrangular irregular. Cada uno de los compartimentos se comunica con el otro mediante un arco de medio punto de 2,10 m. de altura, con estribos para reforzar las paredes contra el empuje del agua. La longitud total del brazo más largo de este aljibe es de 12,50 m. y la del más corto es 11,50 m. de medida desde el quiebro. Las dimensiones del segundo aljibe son de 3,05 y 5,25 m. y las del tercer cuerpo son de 2,80 y 4,50 m. El último, separado por una nervadura en bóveda, tiene 6 m. de longitud y 2 m. de anchura en la nervadura

Por el lado de levante está la Albacara, que prolonga el conjunto macizo del castillo en forma de planta de hexágono irregular, por las características constructivas este espacio se adosó veinte años después al Patrio de Armas. En su interior se encuentra una pequeña ermita del siglo XVI dedicada a San Pablo para conmemorar el día que se reconquistó Trujillo, el 25 de enero de 1232, día de la conversión del santo.

Junto a la ermita hay un pozo con brocal de piedra, para suministrar agua a los animales. La palabra “albacara” (del ár. Al-baqqara, la vaquería) define a un recinto murado en la parte exterior de una fortaleza, con entrada en la plaza y salida al campo, y en el cual se solía guardar ganado vacuno. Este edificio castrense se utilizó para albergue de la guarnición y se dedicó a los distintos servicios de mantenimiento de la tropa y almacén, por eso no existen dependencias, pues se realizarían con materiales más perecederos que la piedra. La Albacara está rodeada, en parte, por una barbacana de época cristiana.

Realmente las fuentes árabes existentes sobre Trujillo son pocas y parcas. Sabemos que en el 881 hay una incursión de Alfonso III contra los Nafza, que ocupaban la zona, que en el 317 Héjira/929-30 d. C. se nombra gobernador militar de Trujillo a Ahmad Ibn Sakan. Ibn Jaldun la cita al igual que Al Idrisi y al Himyari y entre las crónicas cristianas que lo citan está la Primera Crónica General de Alfonso el Sabio y los Anales Toledanos II, que citan su Reconquista en 1232, con el siguiente texto: “El año de 1232, día de la conversión de San Pablo, en 25 de enero, el obispo de Plasencia Don Domingo, con gente de guerra de esta ciudad y los frailes de las órdenes militares y el maestre del Pereyro, llamado Fray don Arias Pérez, que se señaló mucho en la conquista de Mérida y Badajoz, ganarán a Trujillo de los moros que se habían apoderado della”.

Estos datos históricos avalan una fecha de construcción del castillo en la segunda mitad del siglo IX, posterior al modelo emeritense. Las torres albarranas son contemporáneas al resto de las obras, ya que estuvieron unidas con los cubos del castillo mediante arcos de los cuales quedan hoy restos del lugar de sus engarjes que se corresponden de lado a lado, y que son exactos a los existentes en la Alcazaba de Mérida, no solo en obra sino también en similitud de dimensiones y de aparejo.

El castillo de Trujillo en tiempos de Pedro I fue elegido para que el tesorero del rey, el judío Samuel Leví, guardase las riquezas de la Corona, porque se la consideraba una de las fortalezas más seguras del reino.

Aquí se refugió Juana “La Beltraneja” en su disputa con la reina Isabel I en una época de agitación familiar y social. Una vez entregado el castillo a la reina Católica, Juana tuvo que salir huyendo hacia Plasencia, donde se casó con Alfonso V de Portugal.

Este recinto fortificado es muy visitado diariamente, aquí se venera la imagen de Ntra. Sra. de la Victoria, Patrona de la Ciudad. El concejo acordó desde 1531 que la imagen que en dicho año ejecutara el cantero Diego Durán, se colocase entre las dos torres del castillo, cumpliendo así con la venerable leyenda según la cual la Virgen se apareció con el Niño en sus brazos entre dos torres de la muralla, gracias a ella se reconquistó la ciudadela. Así se representa en el escudo de la Ciudad. En la ermita de la Virgen, la Hermandad de la Virgen de la Victoria con motivo de la celebración de sus Bodas de Oro, colocó un mosaico de azulejos relatando este acontecimiento histórico tan importante para Trujillo.

CRONOLOGIA DEL MEDIEVO EN TRUJILLO

711 Los árabes vencen a D. Rodrigo en la Batalla de Guadalete e inician la ocupación de la Península.

714 Los árabes ocupan Trujillo.

739 Reinado de Alfonso I, monarca que inicia la expansión territorial cristiana.

877 Alfonso III saquea Trujillo, Medellín y Logrosán.

881 Alfonso III devasta la región extremeña, intenta conquistar Trujillo.

884 Ibn Marwan se instala en Badajoz.

888 Accede al emirato Abd Allah. Durante el cual los Nafza controlaron Trujillo.

929 Abd al-Rahman III se proclama califa y toma Badajoz

932 Abd al-Raman III nombró a Bara ben Muqatil gobernador de Trujillo. A partir de esta fecha se sucedieron nombramientos y ceses de los gobernadores de Trujillo.

976 Accede al califato Hisham II.

977 Es depuesto Hisham II y ocupa el califato Abd al-Raman Sanchuelo. Guerra civil en al- Andalus

1031 Desaparece el califato de Córdoba

1037 Fernando I incorpora León al reino castellano. Tras una división del reino a la muerte del rey, Alfonso VI une Castilla y León (1072).

1094 Ocupación de los almorávides del reino de Badajoz y fortalezas en Extremadura.

1144 Sublevaciones en al-Andalus contra la dominación almorávide.

1146 Pacificación de al-Andalus con la llegada de los almohades.

1158 Firma del Tratado de Sahagún. Extremadura queda dividida como área de expansión leonesa.

1165 Gerardo Sempavor conquista Trujillo, Cáceres y otras plazas.

1168 do Sempavor cae prisionero y para su rescate tiene que entregar Trujillo, Montánchez, Santa Cruz y Montfragüe a Rodríguez de Castro, autor del convenio con los árabes, a quien llaman Señor de Trujillo, y que se constituyó en señorío venido después a manos castellanas.

1170 Se crea la Orden de Santiago.

1175 Se crea la Orden de San Julián del Pereiro o de Alcántara.

1184 Alfonso VIII se apodera de Trujillo.

1195 El rey castellano concede al convento de los freires de Trujillo y a su magíster don Gómez, un privilegio de donación de la villa y castillo de Trujillo.

1195 El califa almohade al-Mansur Yaqub b. Yusuf vence en Alarcos. Inicia una campaña de reconquista en Montánchez, Trujillo y Santa Cruz.

1196 Fruto de la victoria musulmana de Alarcos, el califa almohade volverá a tomar la tierra trujillana.

1211 El infante Don Fernando hace una razía por Trujillo y Montánchez.

1212 Alfonso VIII derrotan a los almohades en las Navas de Tolosa.

1217 Fernando III es proclamado rey de Castilla.

1232/33 Conquista de Trujillo, con protagonismo del obispo y concejo de Plasencia y órdenes militares.

1252 Reinado de Alfonso X.

1253 Se señala a Trujillo un término de 6.776 kilómetros.

1256 Alfonso X concede a la entonces villa de Trujillo Fuero propio.

1284 Reinado de Sancho IV.

1293 Sancho IV concede a Trujillo las treinta y ocho mercedes.

1295 Reinado de Fernando IV.

1302 Fernando IV declara a Trujillo villa realenga de Castilla.

1312 Reinado de Alfonso XI.

1346 Samuel Leví recibe el castillo de Trujillo para guardar el tesoro real.

1348 La Peste Negra incide en Trujillo y otras poblaciones.

1357 Se reparten en Trujillo los cargos concejiles entre los linajes Altamiranos, Bejaranos y Añascos.

1426 Juan II cede Trujillo junto con otras poblaciones a la infanta doña Catalina, su hermana, esposa de don Enrique de Aragón, a cambio de Villena, dejando de ser villa de realengo.

1429 Enfrentamiento de los infantes de Aragón con Juan II. Los infantes queman el arrabal de Trujillo y se refugian en Alburquerque. El rey Juan II y Alvaro de Luna recuperan Trujillo.

1430 Juan II dio privilegio de Ciudad a Trujillo.

1432 Confirmación en Zamora el 4 de enero del privilegio de Ciudad a instancias del trujillano don Alonso García de Vargas. Juan II cede Trujillo a Pedro de Zúñiga, conde de Ledesma, cambiándole posteriormente por Plasencia, para dar Trujillo al príncipe Enrique, el cual, siendo rey, le concedió al marqués de Villena quien, por defender los derechos de la Beltraneja, tuvo que enfrentarse al clavero de Alcántara Luis de Chaves que ganó Trujillo para Isabel.

1440 Entrega de Trujillo al infante don Enrique, maestre de Santiago y a cambio se le concedió a Pedro de Stúñiga.

1445 Victoria de Juan II sobre los nobles sublevados, entre ellos los infantes de Aragón.

1446 Juan II dona Trujillo a un miembro de la alta nobleza, don Alvaro de Luna que la poseyó hasta su muerte (1453), por haber luchado a su favor en la batalla de Olmedo.

1454 Reinado de Enrique IV.

1471 Mercado Franco concedido por Enrique IV a Trujillo.

1474 Reina Isabel en Castilla. Intento del Maestre don Juan Pacheco de apoderarse de Trujillo. El Alcalde del castillo, don Gracián Sessé, tras oponerse tuvo que entregar la fortificación.

1475 Tropas portuguesas invaden Extremadura. Juana la Beltraneja es recibida en Trujillo como reina. La ciudad estuvo en poder del marqués de Villena contra la voluntad de la reina Isabel.

1476 Isabel recupera Trujillo. Los Reyes Católicos visitan varias veces Trujillo. Consiguen tomar la fortaleza en 1479. Desde entonces el castillo tuvo un fin militar y estratégico, pues desde allí continuaron a Medellín, Montánchez y Mérida.

1479 Se firma en el palacio de Luis de Chaves en Trujillo la paz con Portugal y Francia.